tratamiento de belleza higiene facial

¿Por qué mi tratamiento de belleza no funciona?

Seguramente en más de una ocasión te has comprado una crema u otro cosmético para tu tratamiento de belleza y te has encontrado que no te ha ofrecido los resultados que esperabas ¿Por qué?

Puede que pienses que eso de rejuvenecer en unas semanas, o tener una piel perfectamente hidratada es una falsa promesa porque en más de una ocasión te has encontrado que esa crema maravillosa que has comprado no te ha funcionado como esperabas, o como te habían prometido.

Obviamente la crema que te quite diez años de encima no existe, no vamos a hablarte de falsas promesas, más bien lo vamos a hacer de expectativas reales.

Cuando compras un cosmético indicado para tu tipo de piel, bueno y de calidad, y éste no cumple con tus expectativas seguramente no la crema o el sérum no sean los culpables.

Un error frecuente en la rutina de belleza y que afecta directamente a los beneficios que nos ofrecen los diferentes cosméticos que hay en el mercado, está precisamente la higiene facial diaria.

 

tratamiento de belleza

 

La higiene facial clave para la efectividad de los cosméticos

Por ejemplo, muchas mujeres pueden creer que al no maquillarse no hace falta que sigan una rutina de higiene facial diaria. También hay mujeres que no se desmaquillan correctamente por la noche u otras que creen que con un poco de agua por las mañanas es suficiente para limpiar el rostro…. ¡Grave error!

La higiene es esencial para que un tratamiento de belleza funcione, independientemente de que te maquilles o no.

A lo largo del día se acumulan en nuestra piel suciedad, restos de grasas y también la contaminación ambiental, formando una capa que cubre la piel.

Cuando la higiene facial del rostro no se realiza de una forma correcta o simplemente se omite, esta capa de suciedad y toxinas lo que hace es impedir que los cosméticos penetren en la piel y puedan hacer ese trabajo que esperabas.

Haz tu misma la prueba en casa. Un día que no te maquilles, por la noche coge un disco de algodón, empápalo con un poco de agua desmaquillante o agua micelar y pásalo por tu rostro. ¿No esperabas tanta suciedad?

Por lo tanto, si crees que tus cosméticos no funcionan, antes de frustarte y cambiar de productos,  analiza primero si estás limpiando tu rostro de la manera correcta.

 

higiene facial

 

¿Cómo se debe limpiar el rostro?

Ante todo, es importante limpiarlo por las mañanas y sobre todo, por las noches antes de ir a dormir.

Para hacerlo bien y de una manera eficiente, no tengas prisas, tómate al menos 15 minutos para completar tu rutina de belleza. Si eres capaz de adoptar este hábito diario, no tardarás en ver los efectos beneficiosos de la cosmética.

LIMPIAR EL ROSTRO

Limpia el rostro sin utilizar jabón a excepción de que optes por geles o aguas espumosas específicas. El jabón habitual que utilizamos para lavarnos las manos, etc… lo único que hará es resecar la piel.

Opta por leches demasquillantes, aguas limpiadoras o por una solución micelar para retirar toda la suciedad del rostro. Las aguas micelares son muy cómodas de utilizar y eficaces, aunque nosotros te recomendaremos que primero utilices algún producto tipo gel o agua espumosa que se retiran con agua, y luego el agua micelar, así tu rostro quedara impoluto y estará preparado para sacar el mayor rendimiento a tus cosméticos.

 

EXFOLIACIÓN Y MASCARILLA

La exfoliación es clave en la higiene facial. Con que exfolies tu piel, tanto la del rostro como la del cuerpo, una vez a la semana es suficiente. Nuestra recomendación es que para ello utilices productos naturales o de calidad.

Las mascarillas purificantes o limpiadoras también se deben aplicar al menos una vez a la semana. Son clave para lucir una piel limpia y cuidada ya que eliminan las toxinas de la piel, retirando hasta el último rastro de suciedad que obstruye los poros, dejando la piel mucho más suave y limpia.

 

SECAR LA PIEL

Cuando te enjuagues el rostro hazlo con agua tibia que favorece la eliminación de toxinas. Para secar la piel, hazlo con una toalla suave que no castigue la piel y asegúrate de que queda bien seco.

Otra ventaja de secarnos la piel con suavidad es que de esta manera no estimularemos la producción de grasa.

 

TRATAMIENTO DE BELLEZA

Una vez hemos limpiado en profundidad el rostro ya podemos aplicar nuestro tratamiento de belleza habitual.

En tu tratamiento sí que es importante que utilices cremas que hidraten y nutran en profundidad y que contengan antioxidantes para protegernos de los radicales libres causados por el sol y por la contaminación ambiental.

A la hora de aplicar tu crema, hazlo con un suave masaje, sin prisas y déjala actuar hasta que la piel la absorba por completo antes de aplicar tu maquillaje.

 

Si hasta ahora, no estabas contenta con tu crema, analiza si estás limpiando bien tu piel. Ya verás como el resultado cambia considerablemente en unos días.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *