el síndrome premenstrual

Síndrome Premenstrual: cómo controlarlo

El síndrome premenstrual es el conjunto de síntomas que se presentan unos días antes de la menstruación . La mayoría de las mujeres en edad fértil experimentan una serie de cambios tanto físicos como psicológicos los días previos a la llegada de la menstruación. Para muchas mujeres, estos síntomas son leves pero sin embargo, para otras estos síntomas son tan severos que interfieren en su vida cotidiana.

 

¿Qué es el síndrome premenstrual?

El síndrome premenstrual (SPM) hace referencia a un amplio espectro de síntomas que muchas mujeres sufren unos días antes de la llegada de la menstruación.

Lo forman una serie de alteraciones tanto emocionales como físicas que se presentan los días antes de que llegue la regla.

Se lo considera un síndrome porque no es sólo una sensación de tensión o de depresión, es un conjunto de síntomas bien definidos que constituyen un síndrome.

Por lo general, estos síntomas comienzan unos 14 días antes de la llegada del ciclo menstrual, y desaparecen 1 o 2 días después del inicio del periodo.

 

síndrome premenstrual causas

 

Causas del síndrome premenstrual

La causa exacta que provoca este síndrome no se ha identificado todavía a día de hoy. Sí que se sospecha que los cambios en los niveles de hormonas del cerebro pueden jugar un papel importante, aunque esto todavía no está demostrado.
El síndrome premenstrual puede estar relacionado en la respuesta de cada mujer ante este cambio hormonal, pero también con otros factores sociales, culturales, biológicos y psicológicos.
Se sospecha que el SPM se produce por un desequilibrio entre los estrógenos y la progesterona con un aumento relativo de estrógenos.

Esto provoca a una retención de agua y sodio, con aumento de peso y edema generalizado, que es la causa que explicaría la mayoría de los síntomas anteriormente mencionados.

También existe un gran componente psicológico, ya que las mujeres con una gran carga emocional son más susceptibles de desarrollar el síndrome.

Otras teorías sostienen que se trata de una respuesta anormal del organismo frente a las alteraciones de neurotransmisores neuronales como las beta endorfinas.

También se han defendido otros posibles mecanismos que lo relacionan con la nutrición, la deficiencia de vitamina B6, la hipoglucemia y niveles bajos de calcio o magnesio.

En definitiva, no existe ninguna hipótesis que, por sí sola, explique las causas del Síndrome Premenstrual. Lo más probable es que se trate de una combinación de distintos factores que a la vez interactúan con algún acontecimiento vital: estrés, los problemas en casa o en el trabajo u otras situaciones estresantes.
La gran mayoría de mujeres en edad fértil experimenta los síntomas del SPM, aunque ocurre con mayor frecuencia en mujeres que:

  • Se encuentran al final de los 20 años
  • Se encuentran al final de los 40 años
  • Tienen antecedentes familiares o personales de depresión
  • Tienen antecedentes de depresión postparto
  • Con antecedentes de trastorno afectivo del estado de ánimo

 

síntomas síndrome premenstrual

 

Síntomas del Síndrome Premenstrual

Al SPM se le atribuyen alrededor de unos cien síntomas. Cada mujer, por suerte, no los experimenta todos, sino que pueden sufrir unos pocos e incluso estos pueden ser diferentes de un mes a otro.

Los síntomas con frecuencia empeoran en mujeres que están al final de los 30 y 40 años. Esto se debe a que se aproxima la premenopausia que en unos años dará lugar a la menopausia.

Por lo general, los síntomas del síndrome premenstrual más frecuentes son:

  • Irratibilidad
  • Cambios de humor
  • Pérdida de nervios con facilidad
  • Pérdida de confianza
  • Llanto fácil
  • Agresividad
  • Falta de concentración
  • Tristeza
  • Dolor mamario
  • Acné
  • Distensión abdominal
  • Cambios en el apetito
  • Estreñimiento
  • Ganancia de peso
  • Edema de piernas
  • Dolor de cabeza y migrañas
  • Dolor de espalda
  • Cansancio, fatiga
  • Problemas para dormir

 

síndrome premenstrual

 

¿Cómo saber si tengo el síndrome premenstrual?

A día de hoy, no existen pruebas de laboratorio que puedan diagnosticar el síndrome premenstrual.

El diagnóstico se basa en el tipo de síntomas y en el momento en qué ocurren, antes de la menstruación.

Si tienes sospecha de estar sufriendo el SPM, acude a tu médico. La mejor manera de diagnosticarlo es haciendo un seguimiento de unos tres meses, mediante un diario que recoja el tipo de síntomas, la gravedad y su variación durante el ciclo menstrual.

Por fortuna, no hay mal que dure cien años y en este caso tampoco. El síndrome premenstrual en más del 40% de los casos no excede a los 5 años.

 

 

¿Es necesario un tratamiento para el SPM?

Para la gran mayoría de mujeres los síntomas son leves pero existe un pequeño grupo de mujeres a quiénes el SPM es tan intenso que interfiere en sus tareas cotidianas, en su calidad de vida laboral y personal. Para estas mujeres es recomendable visitar a su médico quién determinará el mejor tratamiento a seguir.

En la actualidad, hay disponibles numerosos tratamientos para el SPM que aportan beneficios a corto plazo. El tratamiento dependerá de la naturaleza de los síntomas y de su gravedad. Para mujeres que presentan pequeñas molestias, con unos simples cambios en su dieta y estilo de vida puede ser suficiente para mejorar sus síntomas.

 

Tratamientos no hormonales

  • Vitamina B6: Está recomendada comúnmente para las alteraciones del humor e irritabilidad.
  • Aceite de prímula: Se utiliza cuando el dolor de mama es el síntoma principal.
  • Bromocriptina y cabergolna: Se utilizan también contra el dolor de mama.
  • Diuréticos: Se prescriben para mejorar el edema de las piernas.
  • Antidepresivos: Se utilizan sobretodo inhibidores de la recaptación de serotonina en el tratamiento del síndrome premenstrual grave y sobretodo cuando los síntomas reflejan una depresión.

 

Tratamientos hormonales:

  • Progestágenos: son un tipo de hormona con muy pocos efectos secundarios ampliamente prescritos para tratar los síntomas del SPM.
  • Anticonceptivos orales: se prescriben también con frecuencia para el tratamiento del SPM siempre y cuando la mujer requiera anticoncepción. Inhiben la ovulación y reducen las fluctuaciones naturales de las hormonas femeninas durante el ciclo menstrual.
  • Danazol: se trata de otra hormona derivada de las hormonas masculinas cuyo estudios han avalado su eficacia con el síndrome premenstrual aunque no se prescribe mucho debido a sus efectos adversos.
  • Estrógenos: los estrógenos pueden suprimir la ovulación reduciendo las fluctuaciones hormonales del ciclo menstrual.
  • Análogos de la GnRH: este tipo de fármacos inhiben la función de la glándula que regula los ciclos menstruales produciendo una menopausia temporal. Su uso no debe extenderse más de seis meses.
  • DIU de progestágenos: este método anticonceptivo contiene una pequeña dosis de gestágeno que reduce la cantidad y duración del periodo mejorando en ocasiones los síntomas del SPM.

 

 

 

¿Qué puedo hacer para controlar el síndrome premenstrual?

  • Lleva una alimentación rica en alimentos vegetales.
  • Consume carbohidratos complejos, fibra y proteínas.
  • Reduce la cantidad de azúcar y grasas.
  • Evita la sal los últimos días antes de tener la regla para reducir el cansancio y la retención de líquidos.
  • Reduce el consumo de alcohol, sobre todo los días previos a la llegada del periodo.
  • Intenta hacer 6 comidas más ligeras al día en lugar de 3.
  • Reduce la cafeína para sentirse menos tensa e irritable y para aliviar la sensibilidad de los senos.
  • Haz ejercicio aeróbico media hora al día, durante al menos 4-6 veces a la semana.
  • Duerme al menos 8 horas seguidas.
  • Mantén un horario regular con tus comidas, sueño y ejercicios.
  • Intenta llevar a cabo y programar aquellas tareas más estresantes para una semana después del periodo.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *