proteger cicatrices del sol

Cómo proteger las cicatrices del sol

En verano hay que extremar las precauciones y proteger las cicatrices del sol.  Las cicatrices requieren un cuidado especial en verano, sobre todo cuando nos exponemos al sol ya que es muy fácil acabar con marcas en la piel pero además, el sol impide la correcta recuperación de la cicatriz.

Cuando el color de un cicatriz es rosado o rojizo, estamos ante una cicatriz en proceso de curación y por lo tanto, necesita cuidados.  Lo mejor que puedes hacer si tienes una cicatriz reciente, es evitar el sol.

Las cicatrices no desaparecen con el sol sino todo lo contrario, se marcan más. Por lo tanto, la primera medida que debemos tomar si no hay más remedio o finalmente se decide exponerse al sol es proteger la cicatriz, cuanto menos le de el sol, mejor.

Cuando el sol llega a una cicatriz se produce una hiperpigmentación que hace que aparezca una mancha marrón sobre la cicatriz provocando un efecto antiestético. Aunque normalmente esta mancha acaba por aclararse, este efecto antiestético puede acompañarnos durante bastante tiempo.

 

Las cicatrices de las heridas quirúrgicas suelen ser más sensibles al sol. Clic para tuitear

 

 

Cómo cuidar una cicatriz en verano

Cuando se trata de una cicatriz, no es suficiente con evitar la exposición solar, también debemos evitar tratamientos irritantes como exfoliaciones y además, hay que tener especial cuidado en aquellas cicatrices que se encuentran en la espalda, hombros o escote, y  muy importante, aplicar siempre un protector solar, es fundamental.

Debemos mantener la piel muy hidratada con productos cicatrizantes como la rosa mosqueta, la centella asiática, el aceite de caléndula o el aloe vera, entre otros.

Cuando se trata de cicatrices más antiguas, éstas no se suelen manchar con el sol sino que su aspecto es de un color más blanco que la piel de alrededor.

Si vamos a ir a la playa o a la piscina y queremos camuflar la cicatriz podemos recurrir a maquillajes correctores. Este tipo de maquillajes son altamente cubrientes, resistentes al agua y quedan con un acabado natural.

Cuando la cicatriz, pasados varios meses no mejora, la mejor opción es recurrir a los tratamientos láser. De hecho este tipo de tratamientos también se pueden aplicar cuando la cicatriz es joven, lo que ayudará a acelerar el proceso de cicatrización.

 

Cómo proteger las cicatrices del sol

 

¿Qué fotoprotector es el más adecuado para proteger una cicatriz?

Un fotoprotector para cicatrices debe tener un factor mínimo de 50+. Se recomiendan aquellos que son de fácil aplicación, con una cosmeticidad buena; es decir, que sea fácil de extender, no graso y no deje la piel blanca.

Debe ser un fotoprotector resistente, que se fije bien a la piel y que perdure en el tiempo, lo que quiere decir que no se degrade y mantenga su actividad protectora en el tiempo.

Si es resistente al agua, todavía mejor, pero sobretodo ha de ser un fotoprotector de alta tolerancia, hipoalergénico, sin alcohol, ni parabenos, ni fenoxietanoles y a ser posible que no contenga octocrileno, un filtro solar que ofrece muy buenos resultados en fotoprotección pero que puede provocar irritaciones y reacciones alérgicas sobre todo en pieles atópicas.

 

Nuestra recomendación para el cuidado y protección de cicatrices

Avène Reflexe Solar SPF50+: este fotoprotector es ideal porque te lo puedes llevar a cualquier sitio y ofrece muy buena permanencia.

 

Avène Reflexe Solar SPF50+

 

Isdin Fotoprotector Stick Color SPF50+: este fotoprotector se ha formulado especialmente para proteger cicatrices y manchas. Su pequeño formato también te permite llevarlo siempre encima ofreciendo protección en las zonas más sensibles y frágiles como son las cicatrices o el contorno del ojo.

Trofolastín Parches Cicatrices: otra opción son los parches Trofolastín que ofrecen una protección total para cicatrices. Con estos parches no necesitas un fotoprotector.

Aceite Rosa Mosqueta: este aceite vegetal es uno de los mejores regeneradores de la piel que existen. El aceite de rosa mosqueta favorece la aceleración de la cicatrización. Nuestro consejo es que primero apliques el aceite y luego el fotoprotector.

La Roche Posay Cicaplast: este tratamiento acelera la reparación dérmica. Su textura hace un efecto apósito y además contiene agentes antibacterianos. Se aplica de la misma manera que el aceite rosa mosqueta. Primero aplicamos Cicaplast y después un fotoprotector.

 

Cicaplast Baume

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *