probióticos

La utilidad de los probióticos en la prevención de enfermedades

El número de microorganismos en nuestro cuerpo es diez veces mayor que el de células humanas, con lo cual estamos hablando de que nuestra parte microbiótica tiene mucha importancia y que debemos prestarle más atención que la que hasta ahora se le había prestado.

Según el Dr. Jeffrey Gordon, cada uno de nosotros tenemos nuestra propia micro biota, y eso nos hace diferentes del resto de la gente, especialmente cuando hablamos del tratamiento y posterior metabolismo de los alimentos.

Así pues estaríamos hablando de mejoras en la salud, prevención de enfermedades, y soluciones a problemas tan graves como la malnutrición.

 

probioticos

 

Como apunta el Dr. Gordon la barrera entre medicamentos y alimentos será cada vez más débil con la aparición de la nueva generación de pro bióticos o alimentos activos. Y destaca la importancia de prever el valor nutricional de los diferentes tipos de cultivos tanto generados por selección natural como los manipulados genéticamente.

Según algunos estudios no tan solo la alimentación es necesaria para vivir, algunos microbios que forman parte de nuestro intestino pueden ser imprescindibles para proteger a los niños con dietas pobres.

Un microbioma desequilibrado puede provocarnos un deficiente sistema inmune.

 

Relación entre el microbioma y la hormona del crecimiento

Según el artículo del Dr. Mercola, en el que hace alusión a una investigación sobre los microbios del intestino, se descubre que hay una relación entre éstos.

En un estudio experimental con ratas, bajo las mismas condiciones dietéticas, aquellas con bacterias sanas en su intestino crecían mejor que las que tenían ausencia de bacterias.

 

Los vegetales verdes y su influencia en una saludable flora bacteriana intestinal

Según recientes investigaciones se ha descubierto que los vegetales verdes una cierta clase de azúcar que alimenta la flora bacteriana intestinal buena, la cual a su vez ayudará a desplazar la flora bacteriana perjudicial. Este azúcar se llama sulfoquinovosa (SQ). Las bacterias del intestino extraen azufre y carbono de este azúcar para su nutrición un enzima el cual es a su vez producido por una cepa de la bacteria E. Coli. Esta bacteria está relacionada con enfermedades intestinales pero no todas las cepas son perjudiciales.

Así pues las bacterias intestinales “buenas” se alimentarán de este azúcar contenido en los vegetales evitando la colonización de nuestro intestino por parte de las bacterias “malas”.

 

 

Así, pues y resumiendo lo más importante, como nos comenta en su artículo el Dr. Mercola, consumir verduras frescas y a poder ser locales, nos va a proveer de probióticos, prebióticos y fibras y ínfimas cantidades de azúcares, pesticidas e ingredientes artificiales que promueven la aparición de la flora mala, y con ella reduciremos la aparición de algunas enfermedades crónicas como diabetes tipo 2, cáncer y otras enfermedades del corazón.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *