seguridad en las piscinas

Consejos de seguridad en la natación infantil

Nadar es una actividad frecuente en verano que divierte y entretiene a los niños pero no debemos bajar la guardia cuando nuestros hijos están en la playa o en la piscina.  En el agua como en todos lados, existen riesgos y los niños pueden sufrir accidentes y correr serios riesgos. Por ello hoy, os queremos dejar unos consejos sobre seguridad en la natación infantil.

Siguiendo estos consejos sobre seguridad en la natación infantil, conseguiremos que los días de piscina y/o playa sean una experiencia gratificante y divertida, y además evitaremos sustos y riesgos que pueden poner en peligro la salud e incluso la vida de los niños.

 

Supervisión Continua

Los niños no deben de estar nunca en el agua sin la supervisión de un adulto. Ni siquiera cuando son algo mayores y podemos creer que solos ya nadan bien y no va a pasar nada. Una breve distracción puede ser fatal (un tropiezo, un golpe, una caída…)

 

Evita los juguetes en el agua

Evita que tus hijos jueguen en el agua con juguetes e incluso con flotadores, los manguitos son más seguros y si el niño es un bebé, estará mejor en tus brazos.

Los manguitos u otros juguetes y accesorios de natación o de seguridad que compremos, deben ser de calidad y han de estar homologados. Comprueba siempre que no tengan pinchazos o estén rotos antes de ponérselos a los niños.

 

 

seguridad en la natación infantil

 

Siempre tocando el suelo

No dejes nunca que tus hijos se metan en una piscina o playa en la que el fondo no es visible. Comprueba que el agua esté en condiciones higiénicas: limpia y con los cuidados sanitarios controlados.

Los niños nunca deben tocar los drenajes, rejillas y accesorios de limpieza de la piscina.

 

 

Saltos en la piscina

No permitas a tus hijos saltar desde el borde de la piscina, pueden caer mal y golpearse pero también puede resultar grave para otros nadadores que pasan por debajo. Los resbalones en el borde de la piscina, o las inmersiones imprudentes acaban con traumatismos graves.

 

 

Juegos en el agua

No dejes que tus hijos jueguen en el agua a base de empujones y a otros juegos de manos o carreras. Con el terreno mojado es mucho más fácil resbalar y caer.

 

Inmersiones

Evita las inmersiones completas en los niños, sobre todo si no han aprendido a controlar la respiración bajo el agua ya que puede provocar graves consecuencias si el agua pasa a los pulmones.

 

Piscina en casa

Si tienes piscina en casa, ésta debe ser inaccesible para los niños cuando esté cerrada y para evitar que se metan y caigan. Rodéala con una valla o con una verja de altura suficiente y coloca un pestillo en la puerta de la piscina para que no puedan abrirla.

 

Educa a tus hijos

Es importante explicarle a los niños cómo deben comportarse en el agua, que riesgos tiene y qué juegos se deben evitar. De esta manera, aprenderán que no deben saltar desde el bordillo, tampoco encima de otras personas, o que no deben sujetarse a otro niño que esté en el agua, etc….

 

Enséñales a nadar

Las clases de natación son importantes para los niños. Cuanto antes sepan flotar, nadar y desenvolverse en el agua, antes serán capaces de evitar riesgos.

 

Protección Solar

Las quemaduras son una amenaza muy real, por ello es igual de importante proteger a tus hijos del sol con un buen protector solar, evitar las horas centrales de sol y llevar una sombrilla para cuando estemos fuera del agua con los niños.

 

Protector solar niños La Roche Posay

 

 

Corte de digestión

No es recomendable hacer comidas copiosas cuando vamos a tirarnos al agua y menos en el caso de los niños. Los días de playa y piscina, intenta hacer comidas más ligeras y sobre todo dejar el tiempo suficiente para hacer la digestión antes de meternos en el agua.

Si el agua está fría, es recomendable meterse poco a poco, sumergiendo primero los pies y seguidamente las muñecas para evitar choques térmicos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *