cefalea-tensional

Cefalea tensional: causas, síntomas y tratamientos

La cefalea tensional es el dolor de cabeza más común, con una prevalencia en la población del 78%. Se trata de un dolor o molestia en la cabeza, en el cuero cabelludo o en el cuello, asociado con la tensión de los músculos de estas áreas.

Causas de la cefalea tensional

El dolor de cabeza por tensión puede presentarse a cualquier edad, tanto en hombres como en mujeres, aunque es más común que la sufran personas adultas y adolescentes.

Aunque los niños también pueden sufrir cefalea de tensión, la prevalencia en este grupo es inferior, variando entre un 10% y un 25%.

Cuando se presenta dos o más veces en una sola semana, repetidamente durante algunos meses, se la considera una afección crónica.

La cefalea tensional se produce cuando los músculos del cuello y del cuero cabelludo se tensionan o contraen. Estas contracciones musculares pueden ser una respuesta al estrés, la depresión, un traumatismo craneal o a la ansiedad.

Suelen padecerla personas que trabajan todo el dia con ordenadores, trabajos minuciosos con las manos, etc.. También puede aparecer cuando dormimos con el cuello en una posición anormal.

Las cefaleas tensionales también pueden ocurrir cuando se padece migraña y no está asociadas con enfermedades del cerebro.

 

Otras causas comunes que pueden provocar cefaleas tensionales son:

– Consumo de alcohol

– Consumo alto o abstinencia de cafeína

– Gripes, resfriados, infección sinusal y congestión nasal

– El apretamiento de la mandíbula o rechinamiento de los dientes

– Tensión ocular

– Tabaquismo

– Fatiga

 

cefalea

Síntomas de la cefalea por tensión

Los síntomas de la cefalea tensional pueden aparecer como un episodio aislado, o ser constantes.

La duración de este tipo de dolor de cabeza es variable, puede ser un dolor de 30 minutos a 7 días y desencadenarse o empeorar por fatiga, estrés, ruidos fuertes o continuos y resplandor de luz.

Las cefaleas tensionales puden provocar dificultad para dormir y lo que generalmente no causan son naúsas y vómitos, como pueden hacer las migrañas.

 

Los síntomas más comunes de la cefálea tensional son:

– Dolor de cabeza opresivo, como si te apretaran la cabeza.

– Sensación de estar espeso.

– Es un dolor generalizado, no en un punto concreto, sin fluctuaciones en su intensidad.

– Intensidad leve o moderada.

– La persona puede continuar realizando sus actividades y tareas diarias.

– El dolor es más intenso en el cuero cabelludo, sienes o parte posterior del cuello.

– Este dolor de cabeza, es frecuente que aparezca al final del día, cuando hay cansancio acumulado o tras situaciones de estrés.

 

dolor de cabeza

 

Diagnóstico de la cefalea por tensión

El diagnóstico de la cefalea de tensión es clínico y por lo general se caracteriza por los siguientes síntomas:

  • Ataques de dolor de cabeza con una duración de entre 30 minutos y 7 días que aparecen menos de 12 días al año.
  • Sin náuseas ni vómitos
  • Ocasionalmente se asocia con hipersensibilidad a la luz o a los sonidos (pero no a ambos juntos)

Además, el dolor de cabeza debe presentar al menos dos de las siguientes características:

  • Localización bilateral
  • Calidad opresiva
  • Intensidad leve o moderada
  • No empeora con la actividad física habitual

 

El diagnóstico se puede complicar ya que en ocasiones puede resultar difícil diferenciar una migraña sin aura de una cefalea tensional. Además, una misma persona puede presentar ambos tipos de dolor de cabeza.

Cuando el conjunto de síntomas es característico de cefalea tensional y la exploración física y neurológica es normal, no es preciso realizar ningún estudio complementario para confirmar el diagnóstico.

Un dato relevante a la hora de efectuar el diagnóstico es la frecuente asociación que tiene esta forma de cefalea con la ansiedad, el estrés y la depresión, así como con otros problemas de dolor crónico y disfunción de articulación de la mandíbula.

Si crees que sufres cefalea tensional será de gran ayuda para tu médico que te tomes la tensión arterial cuando se presente el dolor y la compares con los días en los que no hay dolor de cabeza.

cefalea tensional

 

Tratamiento de la cefalea tensional

En muchas ocasionas saber cuál es la causa que desencadena el dolor de cabeza, puede ayudar a evitar las situaciones que lo causan.

Para ello cuando aparece un dolor de cabeza es de gran ayuda anotar la fecha y la hora en la que empieza el dolor. Anota lo que has comido y lo que has bebido durante las últimas 24 horas, cuantas horas has dormido, la duración del dolor y que estabas haciendo cuando apareció la cefalea y que está pasando en tu vida en ese momento: si hay estrés, tienes ansiedad, etc…

Los medicamentos que ayudan a aliviar una cefalea tensional son el ácido acetilsalicílico, el ibuprofeno o el paracetamol.

También suelen prescribirse relajantes musculares, inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina, antidepresivos y en algunas ocasiones analgésicos narcóticos.

Hay que tener en cuenta que los medicamentos para tratar el dolor sólo alivian los síntomas por un periodo de tiempo y por otro lado, el uso excesivo de analgésicos puede provocar cefaleas de efecto rebote. Un exceso de paracetamol puede dañar el hígado y demasiado ibuprofeno o ácido acetilsalicílico puede irritar el estómago o dañar los riñones.

Se puede recurrir a un cambio de hábitos para evitar o disminuir el dolo: las duchas ya sean frías o calientes, alivian el dolor de cabeza. También lo alivian y ayudan a evitarlo la relajación, aumentar la actividad física, ejercicios de estiramiento de los músculos del cuello y espalda, dormir más, la acupuntura…

 

Consejos para prevenir la cefalea tensional

– Aprende a manejar el estrés

– Haz ejercicios de relajación

– Mantente caliente si el dolor de cabeza está asociado con bajas temperaturas

– Cambia de almohada o de posición al dormir

– Adopta una buena postura al leer, al trabajar o al realizar otras actividades.

– Ejercita el cuello y los hombros, sobre todo si trabajas sentado ante un ordenador.

– Duerme y descansa las horas suficientes

– Masajea los músculos sobrecargados

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *