setas

Beneficios saludables de las setas

Estamos en pleno otoño, estación en la que un alimento de temporada cobra especial protagonismo: las setas. Las setas además de ser muy apreciadas por ese toque especial que da a nuestros platos, también aportan importantes nutrientes que benefician a nuestra salud.

Aunque en el mundo de la alimentación las setas están clasificadas como verduras, técnicamente no son ninguna verdura, sino hongos.

Las setas destacan por su sabor en el mundo de la cocina, consideradas un manjar. Pero también en el mundo de la salud ya que hablamos de un alimento con numerosos nutrientes saludables para nuestro organismo.

 

Aporte nutricional de las setas

A las setas se las conoce como alimentos funcionales, que hacen referencia a aquellos alimentos que además de sus efectos nutricionales habituales, poseen compuestos biológicos con un efecto positivo sobre una o varias funciones de nuestro organismo y que por lo tanto, son beneficiosos para nuestra salud, mejorándola o reduciendo el riesgo de sufrir enfermedades.

Las setas destacan por su alto valor biológico. Son bajas en sodio, grasa, colesterol y tienen muy pocas calorías.  Proporcionan la nutrición básica que necesita nuestro cuerpo al día, gracias a sus altos niveles de antioxidantes y fibras ayudan a prevenir enfermedades crónicas.

Aunque hay numerosas especies de setas, el aporte de nutrientes por cada porción es practicamente el mismo.  Para hacernos una idea, una taza de setas crudas y picadas contiene:

  • 15 calorías
  • 0gr. de grasa
  • 2.2gr de proteína
  • 2.3gr de hidratos de carbono

 

Las setas destacan por ser ricas en vitaminas del grupo B y vitamina D. En ellas, destacan minerales como el selenio, el potasio, el cobre, el hierro y el fósforo.

Son una excelente fuente de oligoelementos, entre los que destacan el cloro, el azúfre, el boro, el manganeso y el zinc.

En sus fibras encontramos beta-glucanos que mejoran la resistencia y mantienen el colesterol a raya, al mismo tiempo que reducen el riesgo de obesidad y fortalecen nuestra inmunidad.

También son ricas en colina, un nutriente que nos ayuda a dormir bien y a tener un descanso reparador, pero que también interviene en los impulsos nerviosos, en el movimiento muscular, en la absorción de grasas y en la capacidad cognitiva.

 

setas

 

 

Beneficios de comer setas

Sabemos que consumir alimentos vegetales tiene asociado un menor riesgo de contraer numerosas enfermedades como la obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, cáncer…

En el caso de las setas nos encontramos con esta misma condición. Las setas son muy ricas en antioxidantes.

El selenio presente en las setas es un mineral que encontramos también en la mayoría de frutas y verduras. Es antioxidante y entre sus funciones están favorecer la función hepática, desintoxicar el organismo, prevenir inflamaciones y disminuir el crecimiento de tumores.

La vitamina D presente en las setas, también inhibe el crecimiento de células cancerígenas, contribuyendo a regular el ciclo celular.

Los folatos que nos aportan los hongos, tienen un papel importante en la síntesis y reparación de nuestro ADN, evitando también la formación de células cancerígenas.

 

Por lo tanto, consumir setas es beneficioso para la salud, concretamente para:

  • Diabetes: debido a su alto contenido en fibra contribuyen a reducir los niveles de glucosa en sangre.
  • Salud cardiovascular: las setas contribuyen en la salud cardiovascular regulando la presión arterial, el colesterol y previniendo las enfermedades cardiovasculares.
  • Defensas: las setas mejoran la respuesta inmune de nuestro cuerpo ante protegiéndonos de numerosas infecciones.
  • Control de peso: al ser ricas en fibra son beneficiosas en las dietas de adelgazamiento. Además tienen un efecto saciante que hace que comamos menos.
  • Salud cerebral: las setas estimulan la actividad cerebral y nerviosa.
  • Antienvejeciiento: las setas actúan contra el paso del tiempo. Sus antioxidantes favorecen la oxigenación celular, combaten radicales libres y promueven la longevidad.
  • Piel:  las setas contienen oligoelementos esenciales para la producción de colágeno, además son ricas en agua con lo que nos aseguran una óptima hidratación de la piel. Además favorecen la cicatrización de la piel por lo que son utilizadas en dermocosmética para combatir eczemas, rosácea y acné.
  • Caída del cabello: son una importante fuente de hierro por lo que nos pueden ayudar considerablemente en casos de caída del cabello por anemia. Su contenido en selenio y cobre son esenciales para la formación de queratina y en el suministro de nutrientes a los folículos pilosos.
  • Alcalinas y detox: las setas son alimentos alcalinos que ayudan a regular los niveles de acidez en el organismo. Actúan como un potente desintoxicante natural, librando de impurezas a nuestro hígado.
  • Anticancerígenas: Las setas y sobretodo las especies shiitake y miitake, contienen lectinas, responsables de estimular el sistema inmunológico y capaces de inhibir el crecimiento tumoral.
  • Antiinflamatorias: las propiedades antiinflamatorias de los hongos son eficaces para luchar contra enfermedades antiinflamatorias como la artritis.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *