cómo aplicar un colirio

Cómo aplicar un colirio de forma correcta

Un colirio es un preparado farmacéutico que se aplican en los ojos. Los colirios consisten en disoluciones o suspensiones estériles de una o varias sustancias, cuya función principal es la de desinflamar y humectar el ojo.

Algunos colirios tienen efectos calmantes, otros antibióticos y otros están destinados para tratar diversas enfermedades de los ojos como puede ser la conjuntivitis, el glaucoma o el síndrome del ojo seco.

Aunque la aplicación del colirio parece algo fácil, os podemos asegurar que en muchas ocasiones no se aplica de una forma correcta e incluso hay muchas personas a las que les resulta imposible aplicarlo poque se me cierra el ojo, se me caen las gotas fuera, etc…

 

aplicar un colirio

 

 

Aplicar un colirio es muy sencillo, siempre y cuando sigas los siguientes pasos:

 

1.- Lávate las manos

2.- Retira la arandela protectora del colirio

3.- Inclina la cabeza hacia atrás

4.- Estira hacia abajo el párpado inferior mientras mantienes la mirada hacia arriba

5.- Aplica la gota de colirio y parpadea un par de veces

6.- No toques nunca con la punta del gotero el ojo

7.- Cierra los ojos y presiona suavemente sobre el lagrimal

8.- Retira con una gasa cualquier exceso de colirio que quede fuera del ojo

9.- Si te has de poner otro colirio, debes esperar al menos 5-10 minutos entre una aplicación y otra.

10.- Si tienes prescrito una crema y un colirio, primero aplica la gota y tras 5-10 minutos, la crema.

 

La primera precaución que debemos tomar a la hora de administrar un colirio es evitar que se contamine, ya que podría afectar a los ojos. Por ello, es fundamental lavarse siempre las manos antes de administrar este tipo de medicamentos.

En algunas ocasiones, tras la aplicación del colirio, se puede notar un ligero escozor, enrojecimiento o visión borrosa. Estos síntomas son normales y desaparecen en unos minutos.

 

cómo poner un colirio

 

 

 

¿Cómo aplicar el colirio a un niño?

Cuando se trata de aplicarle un colirio a un niño la cosa se puede complicar, sobretodo si son pequeños ya que se mueven, cierran los ojos… Y nosotros podemos acabar desesperados.

Cuando el niño es algo mayor podemos darle instrucciones pero cuando son bebés, lo que nos puede ayudar es hablarles en un tono tranquilizador para que se relajen.

Lo ideal para salir airosos, es coger al niño y estirarlo en los brazos. Con un brazo le sujetamos la cabeza y con la misma mano de ese brazo, bajamos el párpado inferior. Con la mano que nos queda libre, es con la que debemos aplicar el colirio.

Otra opción es aplicarlo con el niño sentado o de pie, orientando su cabeza ligeramente hacia atrás, de manera que mire hacia arriba.Con el dedo índice cogemos con suavidad el párpado inferior dejando caer la primera gota.

Si nos resulta imposible que el niño abra el ojo, podemos mantenerlo abierto con el pulgar de la mano que sujeta la cabeza, mientras que con la otra mano le aplicamos el colirio.

Seguidamente le pedimos al pequeño que parpadee varias veces ya que el parpadeo ayuda a que los ojos absorban el medicamento y ayuda también a restablecer la visión.

 

A tener en cuenta con los colirios

– Los colirios son de uso individual

– Comprovar la fecha de caducidad

– Conservarlos en un lugar fresco y seco, lejos del alcance de los niños

– No prolongar el tratamiento más tiempo del recomendado

– Aplicar  el número exacto de gotas prescritas

– Los colirios deben desecharse a las cuatro semanas de estar abiertos, o al finalizar el tratamiento si es de menor duración, ya que de otro modo podrían contaminarse

– Los preparados oftálmicos dejan de ser estériles una vez abiertos; por eso no deben guardarse cuando acaba el tratamiento.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *